feria de albacete

            Dice el sabio refranero español que bien está lo que bien acaba, y yo no solo me felicito por ello, sino que quiero trasladar mi agradecimiento personal, y creo poder hablar también en nombre de la plantilla de la Policía Local de Albacete, a todas las personas que han hecho posible un acuerdo, que pone especial énfasis en garantizar la seguridad de todas las personas que aquí vivimos. No me cabe duda de que la ciudadanía en general, agradecerá saber que puede disfrutar de estas fiestas de septiembre con la tranquilidad que se merece y que la ocasión requiere, sabiendo que la Policía Local de Albacete, como siempre lo ha hecho y lo seguirá haciendo, velará por su seguridad.

            Mientras que los vecinos y vecinas disfrutan de estos merecidos días de fiesta, muchos de nosotros y nosotras trabajamos para que ese divertimento sea completo y sin contratiempos. Esa es nuestra dedicación y esa es nuestra vocación de servicio público.

            Es cierto que estamos viviendo unas fiestas un tanto atípicas. Nosotros, los albaceteños y las albaceteñas que presumíamos ante amigos y familiares de otros lugares, de poder disfrutar de un calendario propio que contábamos de septiembre a septiembre, hemos tenido que bajarnos de ese imaginario pedestal, para pasar a ser como el resto de los mortales que transitan por la vida según el calendario impulsado por el papa Gregorio XIII, hace más de cuatrocientos años.

           Pero como buenos manchegos somos un poco tozudos y nos cuesta resignarnos a perder ese signo de identidad que nos distingue como ciudad, y que por desgracia ya nos fue arrebatado de forma cruenta por ese enemigo invisible disfrazado de virus el septiembre pasado, hemos decidido salir a las calles con cierta alegría contenida, con la intención vivir unas inéditas actividades de septiembre, sin olvidar en ningún momento que el virus todavía circula entre nosotros, que debemos seguir tomando todas las precauciones posibles, que machacónamente nos recuerdan las autoridades sanitarias, y que no debemos bajar la guardia en ningún caso, ya sea por nosotros mismos o por los que nos rodean, en especial por los más mayores y por aquellas personas que andan aquejadas de algún problema de salud.

            El olor a Feria no ha retornado en todo su esplendor ni con toda su intensidad, pero sí que se percibe en la ciudad y en el quehacer ciudadano, un cierto aroma que nos recuerda que estamos a primeros septiembre. Por seguridad no hemos disfrutado de la cabalgata, pero la Virgen de Los Llanos ha vuelto al recinto ferial. La puerta de hierros permanece cerrada a cal y canto, en una señal inequívoca de que toda precaución es poca, pero el bullicio y las risas de la gente pequeña se vuelve sentir con fuerza a lo largo del Paseo de la Feria. El blanco calizo de los redondeles muestra un tono más apagado y triste, por la ausencia de una actividad que se ha trasladado a calles, plazas y parques del resto de la ciudad, en una iniciativa municipal que me gustaría que se mantuviera en años venideros, aunque ello suponga incrementar los espacios a vigilar por nuestra parte.

            Como policía local y desde estas mismas líneas, he agradecido en varias ocasiones a la ciudadanía albaceteña su compartimiento ejemplar a lo largo de estos dieciocho meses de pandemia. Una forma de proceder que agradezco, porque hace más fácil mi labor. Una conducta, que según he podido comprobar en mis turnos de trabajo, se mantiene inalterable durante los primeros días de estas actividades septembrinas, y que estoy segura que continuará de esta forma hasta que finalice la programación que ha diseñado el Ayuntamiento.

            Por todo ello muchas gracias. Y recuerda que toda precaución es poca, que no hay día de fiesta que merezca tanto la pena como para tirar por la borda todas las cautelas,  privaciones, llantos y desazones de los meses pasados y que tu policía local está para todo lo que puedas necesitar de nosotros y nosotras, porque como dice nuestro himno “El trabajo es vocación, cada paso es de amistad, tanto en la noche, en el día ayudando a los demás”.

 

Llanos, policía local de Albacete.